Una mujer perteneciente a una noble familia que se casó con un apostador para acabar convertida una concubina y madre del futuro rey.

Se trata de unos de los dramas que llega a la pantalla de Oromar Televisión, producido en Corea del Sur y que ante el éxito obtenido en toda Asia, arribó a Occidente, con lo cual despertó una popular ola sobre la cultura coreana.

La serie está ambienta en el año 1693, en aquella época una maniobra del rebelde Yin In-Jwa, el rey Sukjong se enamora de Choi Bok-Sun, la esposa de Baek Man-Geum, apostador empedernido.

Así pasan veinte años y aparece Dae-Gil, quien tiene la obsesión de vengarse del por haber matado al apostador que fue su padre, tal como se lo hizo creer Yin In-Jwa.

El joven ignora que en realidad fue el propio Yin In-Jwa quien mató a su padre. Pero una tormenta se desata cuando Dae-Gil descubre la verdad de su origen; atormentado, se propone cobrar venganza contra los que le han hecho daño, incluyendo su medio hermano, que finalmente subió al trono real.

Las cosas se complican por una mujer que se interpone entre ambos, la hermosa y guerrera Dam-Seo, Dae-Gil se enamora de ella sin saber que ella forma parte del plan de Yin In-Jwa para acabar con la familia real.

El enfrentamiento es inminente, aunque en esta ocasión todas las probabilidades de ganar están en contra del joven apostador.

Yin In-Jwa luchó desesperadamente por restaurar el honor de su padre y dejó claras sus intenciones el día de su coronación, cuando dijo: “Soy el hijo del fallecido Príncipe Heredero Sado.”

Apuesta Final, con 24 episodios de una hora  protagonizados por Jang Geun-Seok, Yeo Jin-Gu y Lim Ji-Yeon.

A diferencia de las novelas producidas en América, los dramas coreanos no tienen finales interminables ni contenido sexual y un guion inteligente, además que son dramas complejos con espadachines y artes marciales.

Apuesta final: esposa de un jugador y madre del futuro re

Facebook comentarios

Informativo NTI

Noticias del Informativo NTI de Oromar Televisión. Desde Manabí para Ecuador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *