Damnificados de la zona rural de Manabí enfrentan problemas por las lluvias

Con la llegada del invierno aumentan los problemas para las fumillas que perdieron sus casas por el terremoto del año 2016. En zonas rurales del cantón Rocafuerte, en Manabí, se evidencia esta realidad.

Son los rezagados de la reconstrucción, familias que perdieron sus casas el 16 de abril de 2016 y que 22 meses después siguen viviendo en condiciones precarias.

Gloria Cevallos vive en una cabaña junto a su esposo y tres nietos, en el sitio Guayabo Adentro de Rocafuerte. Funcionarios del Miduvi les han dicho que sí van a recibir una nueva casa, aunque no les han mencionado cuándo.

Con la llegada del invierno aumentan sus problemas y preocupaciones, sobre todo porque la zona donde viven es inundable y ya han sufrido inundaciones en las que han perdido sus enseres de casa en años anteriores.

Otro caso es el de Yolanda Montes del sitio Sosote Adentro de Rocafuerte.

La mujer asegura que después de perder su casa por el terremoto, tuvo que invertir más de mil dólares entre armar la improvisada cabaña en la que vive junto a su esposo y tres hijos, cubrir los costos del relleno y tramitar la escritura del terreno donde le construirían una nueva casa para reemplazar la que perdió por el sismo. Pero la ayuda no se concretó.

Dicen que el proceso de reconstrucción de viviendas ha sido injusto. Que la ayuda ha llegado a quienes no la necesitaban, dejando al margen a los verdaderos damnificados.

En esta zona rural de Rocafuerte existirían otras 12 familias viviendo en similares circunstancias, según la versión de estas personas.

Facebook comentarios

Informativo NTI

Noticias del Informativo NTI de Oromar Televisión. Desde Manabí para Ecuador