Experiencias periodísticas en las coberturas luego del terremoto en Manabí

A partir que se supo de lo grave del terremoto ese 16 de abril de 2016, los periodistas asumimos uno de los roles protagónicos; hubo una misión importante que cumplir.

Entre las experiencias de quienes estuvimos cubriendo estos días de tragedia, presenciamos imágenes de sufrimiento y fuimos apoyo en muchos casos. Entrar en las zonas más devastadas de Manta y Portoviejo, se convirtió en un ejercicio diario y parte de nuestra vestimenta, fueron los cascos y las mascarillas por el polvo de los escombros y el hedor que se asentó en estos lugares por los centenares de cadáveres en los primeros 4 días y los productos podridos de los comercios.

Una vez en estas zonas, comenzábamos el recorrido para encontrar más información sobre personas vivas atrapadas, nuevos equipos de socorro o el aumento de fallecidos. Un trabajo que se volvió demoledor en el estado de ánimo, porque además del polvo, se respiraba dolor cuando la esperanza de algunos por buenas noticias, se desvanecía con el pasar de las horas.

El intenso sol que acompañó a periodistas, rescatistas y ciudadanía en general, no brindaba una temperatura inferior a los 30 grados. Uno de los retos de esas semanas, fue conseguir alimento y agua, puesto que las tiendas permanecían cerradas.

Días interminables de los que fuimos parte importante, para informar al Ecuador entero lo que sucedía en Manabí.

Una narrativa de Gema Cantos para el Informativo de NTI.

Oromar Televisión, desde Manabí para Ecuador

Facebook comentarios

Informativo NTI

Noticias del Informativo NTI de Oromar Televisión. Desde Manabí para Ecuador