Las reacciones a la foto viral de un niño bañándose en una piscina improvisada en el balcón

Imagen Twitter

España pasa por una de las olas de calor más sofocantes que se recuerdan y cada uno sobrelleva las temperaturas como dios le da a entender. En el caso de los padres de este niño anónimo, eso se ha traducido en una piscina improvisada con un plástico en el balcón. Espera, ¿qué?

Vaya por delante que no está claro si la foto se ha tomado en España. Ni siquiera si es de este verano. En el fondo da igual. La escena costumbrista no ha pasado desapercibida en Twitter, donde la foto se ha hecho viral rápidamente provocando todo tipo de comentarios jocosos. La gran pregunta no ha tardado en surgir. ¿Hasta qué punto es seguro montar una piscina en un balcón voladizo? ¿Cuánto peso aguanta una terraza de esas características? y, más importante aún ¿Cuánta agua hay metida ahí?

Rafa Laguna ha abierto un hilarante hilo sobre el tema en el que desgrana algunos cálculos sobre la cantidad de agua que hay ahí metida. El gran problema es que la imagen no deja ver bien la altura del nivel de agua. El consenso es que el niño está de rodillas, pero eso nos sigue dejando con sus buenos 50 cm de columna de agua. La cosa pronto degenera en hipótesis sobre el tamaño del niño y su procedencia.

Otros más versados en resistencia de edificaciones como Jufurjur tratan de afinar los cálculos en un nuevo hilo tan desternillante como el primero, pero con algo más de rigor (teniendo en cuenta el poquísimo rigor que se puede tener en estas circunstancias).

La conclusión es que el balcón aguanta, cosa que parece confirmar el hecho de que no haya llegado a nuestros oídos ninguna noticia sobre una pobre señora hecha pulpa después de que le caigan encima más de mil litros de agua, otros tantos de balcón y un niño de propina.

Las conclusiones a la que podemos llegar sin equivocarnos son las mismas que ofrecen otros usuarios de Twitter:

En definitiva, por dios, saquen a ese niño de ahí y sí, aunque el balcón aguante, quizá no sea buena idea convertirlo en una piscina. Eso sí, las risas que @rafalagoon y @gordocontrapo nos han regalado son impagables. Twitter sigue mereciendo la pena solo por gente así.

 

Fuente: Gizmodo en español

Facebook comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *