Maestro acusado de abuso sexual recibe apoyo de su comunidad educativa

El colectivo cree tener claro el asunto: Lucas pudo haber sido violado pero no por su compañero, a quien respaldan como un hombre intachable.

Lucas es el nombre que se creó para proteger  la identidad de un niño de 7 años que presuntamente fue abusado sexualmente por su profesor de natación en un colegio de Quito. En noviembre del 2014, Paulina, madre del menor conjuntamente con su esposo, descubren que su hijo era obligado por el profesor a tener acercamientos sexuales, amenazando al niño si llegaba a contar algo de lo sucedido.

Luego de las indagaciones correspondientes el profesor fue sentenciado a 22 años de prisión por violación y ahora después de dos años de este hecho, la defensa del acusado presentó un pedido de apelación a la condena, dejando entrever que este caso todavía no se cierra.

La presencia del nuevo abogado de la defensa, Caupolicán Ochoa, motivó que los familiares y amigos de Lucas reaccionen en su contra, considerando que el tema podría llegar a tener presiones de índole político ya que ha defendido al Presidente de la República Rafael Correa Delgado, luego de estas protestas Ochoa tomó la decisión de no continuar con la defensa.

Una familia destrozada, un menor de edad ultrajado, el acusado que fue sentenciado, una sociedad que se siente insegura con sus hijos también y una justicia que pretende, luego de todo lo actuado, dar la oportunidad para poder revertir la sentencia, sin importarle el dolor, la angustia y el futuro incierto de un niño que apenas comenzaba a disfrutar de la alegría de la vida y que sus sueños e ilusiones fueron violentados.

Facebook comentarios