Sharapova regresa a las canchas tras ser sancionada por dopaje

La tenista rusa Maria Sharapova admite en una entrevista con la revista Vanity Fair que si de algo se arrepiente, tras la sanción por consumo de Meldonium, es de no haber tenido un médico a tiempo completo, que prestase atención a sus obligaciones antidopaje.

“Sabía que nadie en una oficina me iba a decir cuándo tenía que retirarme”, dice para añadir sobre el médico: “Debería haberlo tenido. Pero no era así. Si pudiese volver atrás, eso es lo que cambiaría”, señala la jugadora, que reaparecerá oficialmente en el circuito durante el torneo de Stuttgart.

En la entrevista, Sharapova se muestra dolida por las declaraciones de Craig Reedie, presidente de la Agencia Mundial Antidopaje que llegó a señalar: “Mi gran satisfacción en este caso es haber retirado a alguien que en un año puede ganar más dinero que todo el presupuesto de la Agencia junto”.

“No tengo pruebas”, dice la tenista, “pero ¿por qué un hombre mayor, que debería estar preocupado por su propio trabajo y que no tiene derecho alguno a comentar mi caso, en cuanto tuvo la oportunidad de hacer declaraciones habló de mi dinero?. Si tu trabajo y tu lema es mantener el deporte limpio, deberías ser más cuidadoso comunicando la lista de sustancias prohibidas, cuando el Tribunal de Arbitraje vio los correos que nos enviaron para avisarnos de los cambios en la lista de sustancias, el jurado se reía. ¡No eran advertencias! De hecho, eso ha cambiado. Los emails que nosotros recibimos a finales de 2015 son totalmente diferentes de los que mandan ahora”, comenta.

Cerca de cumplir 30 años, Sharapova dice que no le queda otro remedio que “aceptar la edad”. “No quiero ser una veinteañera. Me encanta ver todo lo que he conseguido, pero estoy deseando saber a dónde me llevan mis pasos ahora”, dijo.

Facebook comentarios