«Desencantada» explora el lado oscuro de la princesa Giselle

 

Más de diez años han pasado desde que Amy Adams diera vida a Giselle en «Encantada», personaje que retoma en «Desencantada», una comedia musical que Disney+ estrena este fin de semana y que muestra el lado oscuro de la ingenua princesa.

Aquella joven inocente que con su canto atrajo y enamoró a las ratas, ardillas y cucarachas de Nueva York, encontró al amor de su vida en un mortal divorciado y tomó la decisión de abandonar el destino de cuento de hadas que le esperaba, ahora mira con nostalgia el pasado y se cuestiona si cumplió su esperado «felices para siempre».

«Ella siente que ha perdido un poco de su magia y considera que eso se ve reflejado en las demás personas (…) Cree que moviéndose a un lugar que le recuerde a Andalasia va a poder recuperar un poco de esa magia del pasado», expresó Adams en una entrevista con EFE.

La monotonía que enfrenta Giselle, quien ahora es madre de una pequeña y mantiene una vida «normal» en la ciudad, la llevará a mudarse a Monroeville, un pueblo en donde vivirá una nueva aventura que pondrá en riesgo la integridad de sus seres queridos y su lugar de origen, Andalasia.

Según consideró Adams, todo lo que realiza su personaje «es por su amor a los demás», aun cuando esto no lo parezca y pese a que ser tan dependiente del pasado la lleve a transformarse lentamente, y de forma involuntaria, en una incipiente villana.

«Creo que Giselle aprende durante el proceso que en realidad avanzar puede ser tan bonito como mirar al pasado», ahondó la actriz de 48 años sobre la historia que, al igual que en el primer filme, se apoya en la animación para mantener el ambiente de un tradicional cuento de princesas.

Con «Desencantada» Adams vuelve a adentrarse en el trabajo como productora que también ha realizado en proyectos televisivos como «Sharp Objects» en el 2018 y que ha continuado con títulos como «Sam & Kate» (2022).

 

Más recomendaciones para ti