Para María José Pinoargote, el mundo del periodismo tiene un toque de adrenalina en cada jornada

PUBLICIDAD

Presentar noticias y hacer periodismo es tener un vínculo directo con la sociedad, pero el trabajo no termina al aparecer en pantalla, por eso María José Pinoargote, presentadora y periodista de Oromar Televisión, nos cuenta un poco más de su vida entre las cámaras.

¿A qué hora inicia la rutina de María José?

Mi rutina comienza a las 05H00, aprovecho hasta las 07:30 para avanzar con algunas tareas de la maestría que estoy cursando. 

¿Cómo son los 15 minutos previos a salir en vivo?

Es una experiencia diferente cada día, en ocasiones hay tiempo para bromear con los chicos en el estudio, en otros casos, el tiempo pasa tan rápido que apenas y alcanzo a modificar algunas cosas en libretos, eso sí, siempre estoy atenta para escuchar las indicaciones del productor. Es un toque de adrenalina cada jornada.

¿Cuál es la diferencia de hacer periodismo desde un set y desde la calle?

Ambas experiencias son gratificantes; estar en el set es representar a todo un equipo que está tras cámaras y salir a las calles es algo que no tiene precio, el contacto directo con las personas y conocer las historias de primera mano es vivir realmente el periodismo. Me gusta cambiar los zapatos altos, por los deportivos e ir a buscar más realidades que contar.

¿A quién admira María José en el mundo del periodismo?

No sé si hablamos exactamente de admiración, pero me llama mucho la atención el trabajo de la periodista mexicana María del Carmen Aristegui Flores. Sus trabajos informativos me parecen muy buenos.

¿Cuál es tu manera de conectar con los televidentes?

Ser simplemente yo. A las personas les gusta mucho interactuar y conocer al ser humano, más allá del personaje. Trato de compartir eso con los televidentes, que sepan que soy igual que ellos y en ciertos momentos mostrarles mi día a día.

¿Qué mensaje le das a las personas que te ven a través de Oromar Televisión?

Primero agradecerles por permitirme ingresar a sus hogares y por el cariño que me brindan, luego invitarlos a creer en sus proyectos y talentos.

PUBLICIDAD